El Consejo de la Unión Europea alcanzó un acuerdo clave, conocido como «orientación general», sobre la propuesta del nuevo Reglamento relativo a los envases y residuos de envases. La iniciativa, respaldada por AECOC, FEDIS HORECA, Hostelería de España, Marcas de Restauración, Hostelería de Madrid, AEDISMA y el Ayuntamiento de Madrid, busca abordar el creciente problema de los residuos de envases en la Unión Europea y promover la economía circular.

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, destacó la importancia de la iniciativa en el contexto del aumento proyectado del 20% en los residuos de envases para 2030, subrayando el compromiso de la UE con la reducción y prevención de estos desechos.

La propuesta aborda el ciclo de vida completo de los envases, estableciendo requisitos para su seguridad y sostenibilidad. Se exige que todos los envases sean reciclables, minimizando la presencia de sustancias preocupantes, y se introducen requisitos de etiquetado para mejorar la información al consumidor.

El Consejo busca minimizar la generación de residuos de envases estableciendo objetivos vinculantes de reutilización, restringiendo ciertos tipos de envases de un solo uso y exigiendo a los agentes económicos que reduzcan al mínimo los envases utilizados.

En relación con la gestión de residuos, se establecen criterios para los sistemas de responsabilidad ampliada del productor y disposiciones sobre la gestión de residuos. La orientación general servirá como mandato para las negociaciones con el Parlamento Europeo.

En cuanto a la aplicabilidad del Reglamento, se mantiene su alcance propuesto por la Comisión, abarcando todos los envases y residuos de envases, independientemente del material y origen.

En términos de requisitos de sostenibilidad y envases reciclables, el Consejo refuerza las disposiciones sobre sustancias en los envases y modifica la definición de envases reciclables para incluir la condición de que estén diseñados para el reciclado material y que los residuos puedan recogerse, clasificarse y reciclarse a escala a partir de 2035.

El Consejo también introduce objetivos de reducción de residuos, estableciendo metas para 2030, 2035 y 2040, basadas en las cantidades de 2018, con revisiones previstas por la Comisión.

En cuanto a los envases reutilizables y objetivos de reutilización, se definen criterios y se fijan objetivos para 2030 y 2040, aplicando diferentes metas a distintos tipos de envases.

Finalmente, se establecen sistemas de devolución de depósitos para el 90% de las botellas de plástico de un solo uso y envases metálicos de bebidas para 2029, con posibilidad de exenciones en ciertos casos.

Las nuevas normas representan un paso significativo hacia la gestión sostenible de envases y residuos en la Unión Europea, con el objetivo de impulsar una economía circular y abordar el desafío creciente de los residuos de envases.

Recibe nuestras noticias en tu correo

TEMAS:

ÚLTIMAS NOTICIAS: